Saltar al contenido

Medusa Nomura

Medusa nomura gigante japonesa

Las medusas son tal vez alguno de los animales más comunes que podemos encontrar en el océano, algunas con más frecuencias que otras dependiendo de su hábitat, tamaño y comida preferida, pero sin duda, estos hermosos animales dominan la mayor parte de las aguas del planeta, especialmente aquellas que son cálidas, como las que ofrece en atlántico, aunque la medusa más grande del mundo viva en las profundidades del Ártico, como es el caso de la medusa Nomura, la cual es una de las más grandes en su especie.

Información de la medusa Nomura

Son varias las especies de medusas gigantes que podemos encontrar en el mar, entre la más popular, se encuentra la medusa melena de león, con mas de 3.6 metros de ancho en su cuerpo y tentáculos de hasta 36 metros de largos, con una cantidad muy superior a lo que suelen tener otras especies de medusas.

A pesar que la protagonista de los mares es la medusa melena de león gigante, el personaje que te tenemos hoy, es igualmente enorme y con una toxicidad igualmente poderosa, con un alcance elevado capaz de paralizar y ocasionar daños importantes en más de 150 personas a la vez, y es la medusa Nomura.

Características de la medusa Nomura

  • Longitud: Logra alcanzar unos asombrosos 3.5 metros de ancho en la parte superior de sus tentáculos, es decir, la parte acuosa y transparente que compone su cuerpo.
  • Peso: El peso de este enorme ejemplar, suele rondar los 200 kilogramos, siendo sumamente pesada para ser una medusa.
  • Apariencia: A diferencia de la medusa melena de león, que cuenta con colores llamativos y gruesos tentáculos, esta cuenta con unos filamentos muy finos y largos, de color transparente, aunque, en la base de su crecimiento, cerca de su cuerpo, son de un color mucho más oscuro.
  • Colores: A diferencia de la medusa melena de león, la medusa nomura, cuenta con una gama de colores mucho más simples, yendo desde la transparencia completa, hasta pequeños cambios en su color, siendo estos un poco más oscuros en la base del crecimiento de sus largos tentáculos.

Plaga de medusas nomura en japón

¿Dónde vive la temible medusa Nomura?

Al igual que la medusa melena de león gigante, la medusa nomura prefiere las aguas templadas y profundas, gracias a su enorme y majestuoso tamaño, su peso y gravedad le imposibilitan que se adapte a las aguas costeras y menos profundas, aunque últimamente son más los avistamientos que se ven de estos animales producto de los cambios climáticos.

Son originarias de Asia, especialmente en las costas japonesas, donde logran aglomerarse mas de 1000 ejemplares, sembrando terror entre los lugareños por su mala fama de hundir los botes y barcos pescadores sin demasiado esfuerzo, gracias a sus colosales cuerpos.

Además de encontrarse con mayor frecuencia en las aguas asiáticas de Japón, también se pueden ver con mucha más frecuencia en las aguas de China y de Corea, siendo una de las especies que mejor se ha sabido adaptar a los cambios que han ido ocurriendo en el mundo, convirtiéndose incluso para algunos, en una verdadera plaga.

¿Qué suele comer esta medusa japonesa?

Al igual que sus parientes más cercanos, como la medusa melena de león, esta medusa nomura, se alimenta de pequeños peces, pequeños crustáceos en los que destacan las gambas, las langostas, los calamares y los cangrejos, aunque suele cazar peces de mayor tamaño ya que necesita una mayor cantidad de alimento que otros ejemplares.

Otra característica que comparte esta especie de medusa con las otras, es que practican el arte del canibalismo, es decir, cuando no hay suficiente alimento para todas, tiendan a comerse unas con las otras.

¿Por qué la medusa nomura es tan peligrosa para los humanos?

Más que ser peligrosa para los seres humanos como tal, estas medusas en realidad representan un gran problema para las embarcaciones, pues se suelen aglomerar en grandes cantidades ocasionando el hundimiento de los barcos. Son peligrosas únicamente si una persona, por error llegase a caer dentro de un gran cumulo de medusas nomura, pues en otros escenarios, son animales sumamente solitarias, tranquilas y nada peligrosas, utilizando todas sus técnicas y herramientas para dar de caza a las presas que la mantendrán con vida.

Son un enorme atractivo para aquellos buzos que suelen practicar el arte de la fotografía, pues con la iluminación correcta y el ángulo perfecto, son asombrosas las fotos que se pueden sacar de todo el proceso, tal vez por ello, por el acercamiento entre humano animal, es que se han elevado los reportes de ataques por parte de estas medusas, sin embargo, es importante señalar, que no suelen atacar a no ser que vayan a ingerir alimento, así que el cruzarte en el camino en uno de estos gigantes, podría ser el peor error de tu vida.

En la mayoría de los países asiáticos donde se pueden encontrar mayores cantidades de ejemplares de estas medusas, son consideradas una verdadera plaga, siendo exterminadas, cazadas y desplazadas a otros territorios, sufriendo las consecuencias principalmente, la medusa, por lo que cabe perfectamente la pregunta de… ¿quién es más peligroso para quién, la medusa para el hombre o el hombre para la medusa? Sin conocer la respuesta correcta, me atrevería a sugerir que el lograr que ambas especies respeten sus espacios, especialmente el hombre, podría ser un buen comienzo y existen herramientas para lograrlo.

Peligro embarcaciones medusa nomura

Curiosidades a cerca de la medusa nomura

  • Es una de las especies más grandes de medusas que existen en el mundo.
  • En la actualidad la especie no se encuentra en peligro o alerta, sin embargo, son considerada como una plaga en las cosas de los países asiáticos.
  • Las medusas nomura suelen morir atraídas dentro de las enormes redes de los pescadores.
  • Las medusas cuando se sienten atrapadas, en amenazada de muerte o en peligro eminente, liberan enormes cantidades de espermas o huevos para asegurar su prevalencia en el reino animal.

Finalmente, al igual que la mayoría de las especies de medusas, merece el resto y la protección por parte de los humanos que, tal ve sin dar conciencia completa, somos los que hemos invadido su habitad natural e incluso lo hemos transformado.