Saltar al contenido

Hormigas Marabuntas (Siafu)

Hormigas de batalla

La mayoría de las hormigas son pequeñas y bastante inofensivas. A menudo se ven atraídas por comida y pueden estar en cualquier lugar donde haya un granito de azúcar. Pero no dejes que la hormiga siafu en particular te engañe, no son criaturas dulces como las que ves en películas o series animadas, su nombre, en realidad, describe perfectamente el comportamiento de estos invertebrados.

La clasificación “hormiga guerrera” es en realidad un término general que se refiere a cualquiera de los 18 genera (plural de genus, palabra latina que designa la familia o especie) de hormigas que reflejan comportamientos nómadas extremadamente agresivos y matan sin importar qué tan grande o pesada sea la presa.

Esta familia de hormigas, conocidas como “hormigas legionarias“, “hormigas marabuntas” u “hormigas visitantes”, comprende 200 especies de hormigas. La mayoría de ellas pertenecen, según la clasificación actual, a la subfamilia Ecitoninae que contiene dos tribus: Cheliomyrmecini y Ecitonini.

El primero contienen solo el genus Cheliomyrmex, mientras que el segundo engloba cuatro genera: Neivamyrmex, Nomamyrmex, Labidus y Eciton. De ellos, el más extenso es Neivamyrmex puesto que contiene más de 120 especies de hormigas.

Por otro lado, según la antigua clasificación de la hormiga guerrera, solo hay dos tribus: Aenictini y Dorylini. La primera, engloba más de 50 especies en un genus único, Aenictus. Mientras que el segundo contiene 60 especies del genus Dorylus, conocido como el grupo más agresivo de hormigas legionarias.

Esta última, también llamada hormiga siafu, es uno de los ejemplares más característicos de esta gran familia. Cada colonia puede contener hasta 20 millones de hormigas; son agresivas y capaces de picar pero lo hacen pocas veces, en realidad confían más en sus poderosas mandíbulas de corte.

¿Dónde viven las hormigas guerreras?

Aunque las hormigas son omnipresentes, las hormiga marabunta solo habita en ambientes cálidos y húmedos. Comúnmente, se encuentran en el sur de Estados Unidos, América Central, América del Sur, África y Asia.

Tal y como se encuentran en diferentes áreas del mundo, las hormigas no son iguales y tiene diferentes comportamientos. Las que se habitan en América, por ejemplo, tienen excelentes métodos de búsqueda de alimento y son igual de destructivas que las Africanas o Asiáticas, pero no son tan agresivas. De hecho, se tiene evidencia que algunas especies africanas han devorado y desmembrado un ganado completo en cuestión de pocos días.

Hormiga guerrera más mortífera del mundo

La hormiga guerrera no construye un nido permanente como las demás especies de hormigas, estas se diferencian particularmente por su actitud nómada o errante y estacionaria o sedentaria.

Durante la fase nómada, las hormigas se muevan durante el día en búsqueda de alimento como insectos, arañas o pequeños animales vertebrados. Cuando cae la noche, forman un vía con los cuerpos interconectados de las trabajadoras, para luego abandonar el lugar por la mañana y seguir el ciclo.

La segunda fase, la estacionaria, dura aproximadamente dos o tres semanas y ocurre en una zona concreta. En este tiempo, las larvas se convierten en pupas y el alimento que era destinado a ellas, pasa directamente a la hormiga reina siafu. Con esta gran fuente de alimento, la reina está en total disposición de producir huevos. Su abdomen, conocido como gáster, aumenta considerablemente su tamaño y pone los huevos. En el final de esta etapa, la aparición de las larvas coincide con la salida de las hormigas obreras de sus capullos. Y luego de esto, retoman la fase nómada.

La hormiga siafu, en cambio, aunque también es nómada, forma nidos temporales que habitan por unos pocos días o meses. Pero, después los abandonan y siguen el comportamiento característico de la familia de las hormigas guerreras.

Características físicas de las hormigas más peligrosas

hormiga-siafu características

Las hormigas guerreras difieren de las hormigas típicas en que tienen mandíbulas mucho más desarrolladas y grandes. Estas masivas mandíbulas no sirven para masticar, sino para desmembrar con más facilidad sus presas y transportarlas al nido; también las utilizan como método de defensa en batalla.

Estas hormigas son totalmente ciegas, solo pueden sentir la intensidad de la luz pero no perciben nada que esté alrededor de ellas. Por esto, confían en una forma de comunicación química llamada feromonas, las cuales prueban o huelen con sus antenas.

La hormiga legionaria usa entre 10 y 20 señales diferente de feromonas para comunicarse con su colonia y para distinguir al amigo del enemigo. Algunos insectos como escarabajos, avispas y milpiés también son capaces de producir este tipo de químico, por lo que pueden ocultarse discretamente del radar de la hormiga y evitar ser comidos.

Sin embargo, aunque estas sean características generales, las hormigas se diferencian físicamente según sus roles dentro del nido.

  • Las hormigas soldados son las más grandes del nido, tienen una cabeza sobredimensionada y una gigantesca mandíbula diseñada para defender y matar.
  • Las hormigas obreras son más pequeñas y tienen mandíbulas más diminutas, pero eso no las hace menos agresivas. Estos pequeños invertebrados son responsables de todo, desde luchar, hasta llevar los alimentos de vuelta al nido y cuidar de la reina y sus huevos.
  • Por otro lado se encuentra la Reina, protegida por su colonia, que tiende a ser la más grande de todas. Tiene un abdomen grande para lograr sus necesidades reproductivas y sus mandíbulas también son enormes, concordando con el tamaño de su cabeza.

¿Cómo actúan ante sus presas estas hormigas?

La mayoría de las especies de hormigas son cazadoras y recolectoras solitarias. Atacan por sí solas y cuando encuentran alimento, liberan una feromona para avisar al resto del nido.

Sin embargo, la hormiga guerrera no es tan sutil ni encubierta para recolectar comida. El principal método de caza de estas hormigas es conocido como redadas de enjambres o redadas de columnas, las cuales pueden tener más de 200.000 o 20 millones de hormigas fuertes y agresivas desplegándose en una franja de 15-110 yardas de ancho.

Luego, las hormigas se separan en diferentes rutas desde la masa central, formando columnas parecidas a las raíces de árboles. Con este método, las presas quedan atrapadas entre las diferentes hordas de hormigas, haciendo difícil una escapatoria.

Estas redadas no son aleatorias, en cambio son cuidadosamente organizadas basadas en el ciclo de eclosión y crecimiento de las hormigas jóvenes.

¿Por qué son tan peligrosas las hormigas legionarias?

La hormiga marabunta es mundialmente conocida por tener un apetito voraz y por comer todo lo que se le cruce en el camino, desde insectos pequeños, lombrices, escorpiones, arañas, serpientes, lagartijas, huevos de tortuga, hasta sapos o humanos si quisieran.

Según los expertos, las hormigas legionarias son la colonia más letal del mundo. Cuando atacan a su presa, secretan una enzima que descompone el tejido para facilitar el acuartelamiento, pero lo más perturbador es que todo esto sucede mientras la presa sigue viva.

Luego, las hormigas crean una especie de red de senderos similar a un laberinto para transportar pequeños pedazos de la presa y regresar a casa con el fin de alimentar a las larvas y a la reina.

enjambre de hormigas legionarias

Curiosidades de las hormigas legionarias

  • Colonia femenina: Toda la colonia de las hormigas guerreras, desde las trabajadoras, hasta la reina, es femenina. Los machos solo ocupan un papel reproductivo y mueren 48 horas después del apareamiento.
  • Suicidio en masa: Las hormigas legionarias tienden a cometer suicidio en masa solo por estar siguiendo a su líder. Este extraño fenómeno, conocido como el espiral de la muerte, ocurre cuando las hormigas dan vueltas y vueltas hasta que mueren de agotamiento. Esto sucede a causa de los rastros de feromonas que dejan las demás hormigas. Cuando este sistema funciona correctamente, permite que la búsqueda de alimentos sea exitosa. Pero, cuando no funciona, las hormigas siguen estos rastros a medida que vuelven a fluir, terminando en un ciclo sin fin que siguen hasta su perdición. Si el círculo no se rompe, probablemente no escapen nunca y mueran de cansancio.
  • Entrada inesperada: Las hormigas guerreras, con su agresivo comportamiento, pueden incluso entrar a los hogares o nidos de los insectos y limpiarlos por completo en 1 o 2 horas. El trabajo en equipo y sus grandes mandíbulas son solo algunos de los factores que las ayudan a ser las magníficas cazadoras que son y uno de los invertebrados más temidos en el mundo animal.