Saltar al contenido

Escolopendra

Escalopendra

La naturaleza ha dotado al mundo de asombrosos ejemplares, entre los más curiosos y llamativos se encuentran algunas especies de miriápodos, que suelen ser sumamente venenos, causando daños importantes en el organismo humano, no siendo tan letales como otras especies de animales, pero sí sumamente tenebrosos. Dotada con más de 21 razones, la escolopendra, te podría poner los vellos como la piel de gallina si te llegas a topar con ella cuando vas a la cama a descansar.

Información de la escolopendra

A pesar de que es sumamente similar al ciempiés, la escolopendra es un pariente lejano del mismo, no cuenta con 100 patas sino con 21 o 23 pares, es un poco más grueso que el ciempiés y tiene un aspecto muy poco agradable a la vista, infundiendo temor en las personas que se cruzan en su camino, pues su imagen parece sacada de una de las peores películas de terror que se hayan creado.

Características del Escolopendra

  • Cuerpo: Su cuerpo es como un cilindro alargado y aplanado, pudiéndose apreciar a simple vista, unas 23 divisiones.
  • Tamaño: En líneas generales, el Escolopendra suele medir unos 20 cm, sin embargo, se han logrado encontrar ejemplares que miden más de 30 cm.
  • Patas: Cuenta con 21 pares de patas adaptadas para caminar de forma veloz, logrando así, huir de sus depredadores y de las amenazas.
  • Colores: Los escolopendra adolescentes suelen ser de colore rojo oscuro o incluso negro, además son un tanto más delgado que los adultos.
  • Cabeza: Suele ser un poco más grande que el cuerpo y de color rojo llamativo. Justo en su cabeza contiene un par de tenazas que se curvan por debajo de su cabeza y es lo que le permite inyectar el veneno a su víctima.
  • Dieta: La dieta suele consistir principalmente en otros artrópodos, que, una vez capturados por sus patas, los envuelven y les clavas el veneno, dejando a la víctima inmóvil y lista para ser devorada.
  • Reproducción: La hembra es capaz de poner entre 20 y 30 huevos, que cuida con gran fervor hasta que sus pequeñas crías nacen, una vez se encuentran fuera de su cascaron, la madre los abandona y cada uno debe hacerse responsable de su alimentación y protección.

Características de la escolopendra

El hábitat de la Escolopendra

Originario de las tierras bajas de Venezuela, incluyendo alguna de sus islas, se puede conseguir este ejemplar en Colombia, República Dominicana, Curazao, Aruba, Trinidad e incluso en Jamaica. Su hábitat preferido son los espacios oscuros y con temperaturas no muy bajas, más bien tropicales, por lo que suelen vivir debajo de las rocas, en las grietas o agujeros que encuentren, también en los troncos caídos y en descomposición.

Aman los lugares con suficiente áreas verdes, para poder ocultarse de la luz del día, pues son cazadores nocturnos, se encuentran activos durante la noche mientras que cuando sale el sol, ellos prefieren descansar en algún espacio fresco y agradable, evitando además, la deshidratación que se le puede ocasionar el estar expuesto al sol.

El veneno del Escolopendra

La picadura del escolopendra suele ser sumamente dolora, sin embargo, no cuenta con el suficiente poder para ocasionar la muerte de un ser humano adulto, a pesar de esto, suele causar severos síntomas secundarios, como lo son: inflamación localizada en el área de la mordedura, fiebre a altas temperaturas, hemorragias e incluso necrosis en la zona infectada.
A pesar de la cercanía que ha desarrollado esta especie con los espacios habitados por los humanos, especialmente las habitaciones, los zapatos y debajo de las sabanas, solo se ha reportado el caso de un niño venezolano muerto por la picada de este animal. Más allá de eso, un adulto sano puede ser completamente capaz de sobrevivir sin mayores problemas a la picadura del escolopendra, recibiendo los cuidados necesarios de forma rápida.

Veneno de la escalopendra

Curiosidades sobre la escolopendra

  • El veneno que suele inyectarle a sus víctimas lo proporciona a través de una especie de “uñas” ubicadas en su zona bucal.
  • La mayoría de las personas que son picadas por este animal, suelen ser atacadas durante la noche, bajo las sabanas, cuando se encuentra en su estado más activo.
  • El veneno de esta especie contiene acetilcolina, histamina y serotonina, capaces de activar las funciones sinápticas en el organismo de la persona que sufrió la picadura.
  • Suele ser utilizada como mascota, teniéndose en las casas de las regiones donde son populares en pequeñas peceras, a pesar de ser criadas en cautiverio, las personas deben utilizar guantes, ya que, con tan solo un poco de su veneno, la piel podría entrar en reacción inmediata.
  • Si bien son originarios de América latina, las escolopendras se pueden encontrar en cualquier parte del mundo, siempre que la temperatura sea tropical.
  • Posee un carácter un poco intolerable, por lo que, si intentas tomarlo con la mano, además de que no es nada recomendable, huirá y se escurrirá huyendo de ti, si se siente demasiado amenazado terminará por morderte o clavarte alguna de sus uñas.
  • La especie de escolopendra más peligrosa registrada hasta los momentos es la cingulata, la cual posee una mordedura que es doblemente dolorosa que el de una escolopendra normal.
  • Suelen ser sumamente rápidas, logrando ajustar sus 21 pares de patas para moverlas a la perfección e ir tras su presa o huir de los peligros que la asechan de noche, en la oscuridad.

Lo más recomendable para hacer en caso de ver uno de estos animales es tomarlo, con sumo cuidado con unos guantes, introducirlo en un envase plástico y liberarlo lejos de las zonas rurales, es poco recomendable tomarlo sin las medidas necesarias de protección y matarlo no tendría sentido, pues afuera existen muchos más, que al verse desplazados de su habitad natural, se ven en la obligación de compartir espacios con los humanos.
Finalmente, en caso de mordedura, lo primero que debe hacerse es asegurarse qué tipo de animal la proporciono, intentar desinfectar el área y estar atento a los síntomas, en caso de empeorar, se sugiere dirigirse cuanto antes a una consulta médica.