Saltar al contenido

Elefante africano

Elefantes africanos

Los elefantes africanos continúan vagando por una gran parte de África. Sin embargo, estos majestuosos animales permanecen bajo una grave amenaza de caza furtiva, perdida del hábitat, y constante conflicto con el hombre y la vida silvestre.
Estos elefantes africanos son los animales terrestres más grandes del mundo. El más grande de ellos puede llegar a tener hasta 7,5 m de largo, 3,3 m de alto y pesar hasta 6 toneladas.
Existen dos subespecies de este maravillosos mamífero: el Loxodonta africana, también conocido como elefante africano de sabana, que usualmente deambula por praderas y bosques; y el elefante más pequeño llamado Loxodonta cyclotis, conocido comúnmente como elefante africano del bosque o elefante de selva africano, que vive en los bosques ecuatoriales de África central y occidental.

¿Por qué es peligroso el elefante africano?

El elefante africano, a pesar de su majestuosidad y hermosura, es uno de los animales más peligrosos de África. Estos elefantes, en especial los machos, pueden ser agresivos incluso cuando no son provocados. Aunque en lugares donde abunda la caza furtiva y los elefantes se sienten amenazados, son mucho más agresivos.
La mayoría de las tragedias ocurren cuando el animal pisotea a sus víctimas hasta la muerte. En muchos casos, los elefantes africanos han matado a sus entrenadores y cuidadores de zoológico. Los agricultores, lamentablemente, tampoco se han salvado de la furia de este grandioso animal.
Se registran entre 300 y 500 ataques y muertes relacionadas con elefantes africanos al año, los cuales pisotean y se valen de sus colmillos para lastimar a sus víctimas.
Sin embargo, son los elefantes quienes han tenido la mayor carga. Han sido cazados furtivamente por sus colmillos, se les ha impedido migrar a sitios donde haya alimentación y agua, y han perdido hábitats por la conversión de áreas agrícolas y de viviendas humanas.
Además, la población total de elefantes en toda África está disminuyendo, es un problema importante que debe solucionarse para evitar la extinción de esta especie

Elefante africano peligro

¿Cómo viven los elefantes africanos?

La estructura social de los elefantes es un tanto compleja. Se organizan en torno a un sistema de rebaños compuestos por hembras emparentas y sus crías. Los machos, por el contrario, viven solos, pero usualmente forman pequeños grupos con otros elefantes.

Cada unidad familiar contiene, generalmente, alrededor de 10 individuos aunque pueden unirse varios grupos hasta formar un clan de 70 miembros.
Los elefantes africanos viven alrededor de 70 años y las hembras en su mayoría son fértiles entre los 25 y 45 años. Los machos, en cambio, necesitan alcanzar los 20 años para poder competir con éxito en el apareamiento. Luego de esto, una sola cría nace después de 22 meses de gestación.
Los elefantes jóvenes se despegan de su madre después de 6 a 18 meses, aunque pueden seguir amamantando por 6 años más.

Características físicas de los elefantes

Los elefantes africanos son, sin duda alguna, los mamíferos terrestres más grandes. Los machos adultos pesan entre 2 y 7 toneladas; las hembras, aunque son más pequeñas, pesan entre 3 y 4 toneladas. La altura del hombro varía entre 9.8 y 13 pies.

Trompa

La trompa del elefante es una extensión del labio superior y la nariz. Funciona para agarrar alimento, respirar, alimentarse, oler, beber, levantar objetos, producir sonidos para comunicarse y como método de defensa y protección. Tiene aproximadamente 100.000 músculos y tendones, lo que le da una flexibilidad y fuerza extrema. Gracias a esto, es capaz de expandirse, contraerse y moverse en una gran variedad de direcciones, además de levantar una gran variedad de objetos que se le presenten.

Orejas

Las orejas del elefante africano ocupan, aproximadamente, una sexta parte del tamaño de todo su cuerpo y funcionan principalmente como un mecanismo de enfriamiento. Las orejas contienen redes extensas de pequeños vasos sanguíneos que son visibles desde el exterior, ya que la piel es muy fina en esta zona. Y por ellos pasa la sangre caliente que se enfría a medida que circula a través de los intricados vasos. La sangre fría luego circula nuevamente dentro del cuerpo, ayudando a reducir la temperatura corporal general del elefante.
El tamaño de las orejas muchas veces se ve influenciado con su ubicación geográfica de los elefantes. Cuanto más cerca del ecuador se habiten, los ejemplares de esa zona han logrado desarrollar orejas más grandes, lo que permite que se disipe con más rapidez el calor del cuerpo.

Dientes

Por otro lado, el elefante africano se distingue por tener 4 grandes molares de unos 30 cm cada uno para triturar las plantas que consume. Estos molares son los más grandes que existen en un mamífero terrestre y les son útiles hasta su desgaste.
El desgaste de los dientes es una de las razones por las cuales los elefantes tienen un promedio de vida de 75 año, en este punto los dientes desgastados imposibilitan al elefante a consumir la suficiente cantidad de comida como para mantener todo su cuerpo, lo cual inevitablemente conlleva a la muerte del mamífero.

Piel

Asimismo, la piel del elefante africano tiene una apariencia arrugada y áspera. Esto sirve como un mecanismo de enfriamiento al aumentar el área de la superficie de la piel. Las arrugas adicionales atrapan la humedad, que luego se evaporará en cuestión de minutos. Por lo tanto, las arrugas mantienen a los elefantes más fríos y por más tiempo que si tuvieran una piel lisa.
La piel puede tener hasta 3.8 centímetros de espesor en ciertos lugares. Sin embargo, es bastante sensible al tacto, de hecho, detecta la presencia de insectos y cambios en su entorno.

¿Qué come el elefante africano?

Los elefantes comen un promedio de 225 kg de vegetación a diario. Se dedican casi un 80% del día en consumir alimentos. Entre ellos se encuentran hierbas, plantas pequeñas, arbustos, frutas, ramas, corteza de árboles y raíces. Sin embargo, su comida preferida es la corteza de árbol, ya que contiene calcio y fibra que los ayuda a la digestión.
Los elefantes necesitan alrededor de 68.4 a 98.8 litros de agua por día, pero pueden consumir hasta 152 litros. Y los elefantes bebes, por ejemplo, beben hasta 40 galones de agua por día.

¿En qué lugares encontraremos elefantes africanos?

Los elefantes africanos viven en una gran variedad de hábitats, desde bosques tropicales y sabanas, hasta pastizales y bosques densos. Habitan en los bosques tropicales ya que estos se caracterizan por tener poca variación en la temperatura y la duración de la luz del día. Sin embargo, la lluvia varía considerablemente en los trópicos y es un factor primario en cuanto al tipo de vegetación que crece en esa área.
Viven en las sabanas puesto que se caracterizan por ser pastizales con árboles muy dispersos. Por lo general, tienen distintas estaciones que fluctúan de periodos secos a lluviosos y húmedos.
Por otro lado, los pastizales cuentan con un suelo muy rico en nutrientes y las raíces están a menudo profundamente arraigadas.

elefantes africanos en manada

Los colmillos del elefante africano

Los colmillos del elefante africano son, por un lado, un instrumento necesario que les sirve para realizar las más diversas tareas como buscar comida, excavar, descortezar, quitar cosas del camino y sobreponerse a cualquier dificultad. Pero, por otro lado, son la causa de su muerte, ya que la avaricia del hombre por el marfil ha llevado a la matanza sin sentido de cientos de estos majestuosos animales.
Los colmillos de este mamífero son incisivos alargados. La parte visible, marfil del colmillo, está hecha de dentina con una capa externa de esmalte. El marfil del elefante es único y revelas líneas entrecruzadas que crean una serie de formas de diamante.

En los últimos años, la caza furtiva para obtener el marfil de los colmillos ha sido la razón principal por la cual los elefantes son cazados. El marfil se ha utilizado en grandes cantidades para fabricar bolas de billar, teclas de piano y muchos otros artículos para el disfrute del hombre.
Los ejemplares sacrificados por sus colmillos, sin duda alguna, son más numerosos en África. Sin embargo, en 1989, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES) prohibió el comercio de marfil, poniendo la caza fuera de la ley. Esta aún tiene lugar, pero no a gran escala.