Saltar al contenido

Araña reclusa parda

Araña reclusa parda

La naturaleza ha dotado al mundo de increíbles especies de animales, entre los cuales habitan las especies más peligrosas del reino animal, grandes o pequeños, logran infundir terror en quienes habitan cerca de estos incomprendidos seres. Entre los más llamativos, podemos encontrar a la araña reclusa parda, la cual se ha forjado una reputación un poco temible en el continente americano y no alcanza a medir poco más que una araña común de rincón ¿Por qué será?

Información de la araña reclusa parda

Más de 8 razones posee la araña reclusa parda en infringir temor en los habitantes donde ella suele residir. A pesar de que cuenta con parientes más grandes que ella y con aspectos más peligrosos, las demás especies no están dotadas del poderoso veneno que esta pequeña araña posee entre sus colmillos y es la razón principal por lo que, si la ves, lo más recomendable es que llames al a un numero de emergencia y en caso de picadura, te dirijas al hospital para recibir el tratamiento adecuado.

Características de la araña reclusa parda

  • Tamaño: Es una araña sumamente pequeña, aunque en la mayoría de las imágenes que se pueden encontrar por internet parezca tener un gran tamaño, no alcanza a medir poco más de los 30mm.
  • Patas: Al igual que sus parientes, la araña reclusa cuenta con 8 patas, lo característico de esta araña, es que son justo sus 8 patas lo que la hace visible y tenebrosa ante los ojos humanos, pues estas son sumamente largas y delgadas.
  • Ojos: A diferencia de las otras arañas, esta solo cuenta con 6 ojos, organizados en dos filas de 3 cada una. Es un punto de referencia clave para diferenciarla entre otras especies que puedan llegar a tener semejanza con estos ejemplares.
  • Color: El color característico de esta especie, suele ser un poco marrón, variando entre las tonalidades, llegando en algunos ejemplares a ser sumamente claro y en otros oscuros. Algunos pueden tener coloración grisácea y manchas de color morado.
  • Cuerpo: Posee solo una fona capa de pelo, la cual se puede percibir con más detenimiento en el abdomen de la araña y con aumento suficiente.
  • Tela de araña: Su tela de araña, más que para atraer insectos a ella, la utiliza como un refugio durante las largas horas que le ofrece el día, colocándola en espacios reducidos, como las grietas, zapatos, techos, arboles, troncos caídos y cualquier espacio que cuente con la suficiente oscuridad, tranquilidad y frescura para que pueda descansar.

Características de la araña reclusa parda

¿Dónde vive la araña reclusa parda?

Originaria del Sureste de Estados Unidos, la araña reclusa parda, ha llegado hasta algunos estados de México, posiblemente por el transporte de mercancía o el pase de transeúntes que se presenta entre ambos países. Al igual que otras tantas especies de arañas, esta prefiere la soledad, el silencio y especialmente la oscuridad.
Se le puede encontrar con gran frecuencia debajo de las rocas, en las grietas y madrigueras en el suelo, por su acercamiento hacía humanos, suelen colarse dentro de las casas, siendo sus espacios favoritos: los zapatos, la ropa, debajo de la cama, en los armarios, envases de comida, neumáticos y gavetas. Por ello, en los estados que se encuentran en zona roja, es importante que se verifiquen todos estos objetos antes de ser utilizados, de esta manera, se podría reducir el riesgo de la picadura.

¿Qué come la araña reclusa parda?

Su dieta suele consistir en insectos vivos y blandos, estando entre su lista las cucarachas, los grillos, mosquitos, sancudos y una gran variedad de insectos, entre los que también entran, aquellos que ya no están vivos, aunque suele ser un comportamiento un tanto inusual en esta especie comer insectos muertos, pues prefiere ingerirlos y cazarlos mientras viven.
Su actividad se intensifica en la noche, gran parte del día se lo pasa refugiada y cerca de su escondite, es por ello que tal vez ocurren altercados con los humanos, pues al ser los zapatos y la ropa sus lugares preferidos para vivir, se encuentra en pleno descanso cuando las personas están por comenzar a hacer uso de sus vestimentas, introduciendo el pie o la mano en su interior asustando a la araña y ocasionando la mordedura.

El veneno de la araña reclusa parda

Por el tamaño tan reducido que posee la araña reclusa parda, su veneno rara vez llega a ser peligroso en su totalidad para la vida humana, sin embargo, su mordedura y la concentración del veneno que queda en la zona de la picadura, suele ser sumamente dolorosa, ocasionando enrojecimiento, entumecimiento, inflamación, escalofríos, insuficiencia renal, convulsiones y la herida tiende a volverse necrótica.
El 50% de las picaduras por parte de esta araña no suele mostrar ningún tipo de síntoma secundario, a pesar de que pasen ciertos minutos y horas, puede ser simplemente no percibido, mientras el 37% de los otros casos, suelen desarrollarse heridas necróticas y tan solo el 14% del conglomerado de 100% termina teniendo un daño importante en su organismo.

Araña reclusa parda veneno

Las muertes que se han reportado a causa de la picadura de esta araña, son de pequeños infantes que no superan los 7 años de edad o personas adultas que cuentan con un sistema inmune un poco débil.
Lo más común es que la picadura, al pasada las 2 u 8 horas, se torne con forma de ulcera, siendo terriblemente dolora, es importante acudir al médico para aplicar los sueros pertinentes y la limpieza, ya que puede llegar a tomar un tamaño de unos 25cm volviéndose gangrenosa y en los casos más severos, termina con la amputación del miembro de la víctima.

Finalmente, son más de 8 razones la que tiene la araña reclusa parda infligir miedo a las personas que se encuentran en su territorio, pero, muy a pesar de su mala reputación y su mala fama, es una araña sumamente solitaria, escurridiza y temerosa, que preferirá mil veces huir de un ser humano antes que de atacarlo, por ello, no te acerques ni intentes tomarla, comunica con los organismos pertinentes para que la alejen de tu espacio.