Saltar al contenido

Alacrán de Morelos

Alacrán de morelos

El alacrán de Morelos es una especie que forma parte de los alacranes peligrosos que se pueden encontrar en México. También conocido como Centruroides Limpidus Tecomanus, es de los alacranes que posee una gran dosis de veneno.

Sin embargo, es muy poca la documentación que se ofrece en la relación a esta interesante especie, pero lo primero que hay que mencionar es que en el estado de Morelos (México), existen 16 especies de escorpiones documentadas, que pertenecen a 4 familias ricas en diversidad, representadas por los géneros Centruroides.
Los elementos que han contribuido a que en Morelos se encuentren tanta diversidad de escorpiones, se debe a una cantidad de factores, que al unirse, han fortalecido las condiciones de supervivencia de esta especie.

¿Dónde vive el Alacrán de Morelos?

Entre las más destacadas, podemos mencionar la localización geográfica del Estado (ubicado en la región centrosur del país), además de su pertenencia con la vertiente del sur de la serranía del Ajusco y dentro de la cuenca del río Balsas (con todos los elementos climáticos y geológicos que ello implica), hacen que por una pasada magistral de la naturaleza, estas especies encuentren el sitio ideal de supervivencia.

Tipos de alacranes en Morelos

Se pueden identificar al menos tres especies de Centruroides en la entidad:

  • Centruroides limpidus limpidus, ubicados por todo el estado.
  • Centruroides margaritatus: especie centroamericana que fue introducida en el municipio de Cuernavaca. Es importante mencionar que las dos primeras, se consideran peligrosas y han sido causantes de generar situaciones alarmantes que requieren la atención de las autoridades.
  • Centruroides balsasensis: también perteneciente a la familia de escorpiones Buthidae, fue descrita por Ponce y Francke en 2004. Se puede mencionar brevemente que es una especie altamente peligrosa.

¿Qué sabemos exactamente de su picadura venenosa?

Principalmente conocemos que las picaduras de los Centruroides son extremadamente venenosas. En el estado de Morelos sabemos que habitan una gran cantidad de diferentes Centruroides, todos ellos con un gran potencial en sus colas.

En general si recibimos una picadura por alguno de estos escorpiones haría falta que acudiésemos muy rápidamente al primer centro médico que encontremos, para que nos administren un antídoto lo más rápido posible. Es una buena idea capturar al animal para llevarlo al centro médico y que nos den un antídoto acorde al veneno que nos ha inyectado el escorpión. Una fotografía también resultaría efectiva para los médicos.

Características de estos escorpiones

Posee características comunes a las diferentes variedades de su misma especie. Entre las físicas: su carapacho es de color amarillo (un poco tildando a ocre), posee franjas oscuras a lo largo de su cuerpo, éste es delgado y alargado.

Su tamaño es mediano, alcanzando tallas cercanas entre los 7 y 12 cm. En sus ojos hay una particular coloración negra. En la base del aguijón se observa un tubérculo muy marcado, a manera de muesca, el aguijón en sí es curveado, semejando una media luna. En la base donde se encuentra éste, se deja ver un tubérculo muy marcado, a manera de muesca.

Centruroides limpidus limpidus: representan una de las variedades de esta rara especie, cuya morfología es particularmente atractiva de conocer: son de talla mediana, generalmente de 5 a cm de longitud corporal (con excepciones para los alacranes adultos), presentan una coloración catalogada como amarillenta, y en algunos casos, con un toque rojizo.
Tienen un diente subaculear bien desarrollado, dirigido hacia el aguijón. Los patrones de coloración y granulación del carapacho, presentan cuatro líneas longitudinales bastante definidas. Por otra parte, el conteo pectíneo es de 21-24 en machos y de 19- 22 en hembras.
Los Centruroides limpidus limpidus, maduran sexualmente en un periodo que no supera los 12 meses. Su temporada reproductiva es, en cualquier época del año, es decir, en todas las temporadas se observa en ellos una activa labor de apareamiento y cortejo, aunque, según algunos estudios, se puede hallar una mayor actividad por parte de los machos, al comenzar la época de lluvia. Se considera que el periodo de gestación promedio en esta especie es de dos meses. El tamaño de la camada es diverso, aunque en promedio es de 26.

Centruroides margaritatus: muy poca documentación está referida a esta misteriosa especie. Se puede decir, que posee un tamaño promedio entre mediano y grande, alcanzando aproximadamente unos 11 cm de longitud. Su coloración varía entre rojizo y café oscuro.

Un dato interesante es que la hembra puede rebasar las 100 crías por cada vez que se aparea, lo que demuestra su potente capacidad reproductiva. Por otra parte, se encuentran en zonas tropicales de América: Cuba, Jamaica, México y Colombia.

Conclusión

En definitiva, este singular alacrán de Morelos merece una investigación más profunda por parte de la ciencia y del mismo modo, pudiera ser objeto de nuevos artículos donde se señale su método de caza y datos como por ejemplo la letalidad de su veneno y los diferentes climas a los cuales se pueda adaptar.
La idea es que conozcas poco más sobre los animales peligrosos que hay en el planeta, independientemente de su tamaño. Al mismo tiempo, la intención es darte a conocer datos precisos e importantes de cómo detectar a este tipo de animales para evitar que situaciones incómodas que puedan comprometer tu salud o tu bienestar.

Otros escorpiones muy venenosos