Saltar al contenido

Alacrán Centruroides

El alacrán Centruroides de la familia Buthidae, es un interesante animal cuya presencia se está convirtiendo en un tema de salud importante en algunas regiones de México. En dicho país, específicamente en el Centro Occidente, los científicos cuentan 67 especies de alacranes, de las cuales 19 corresponden a especies del género Centruroides. De esta cantidad, 12 de ellas requieren cuidado por ser altamente peligrosas.

Características del alacrán Centruroides

centruroide

Esta especie increíble de conocer, produce un veneno de tipo neurotóxico, cuya peligrosidad es tal, que es capaz de provocar síntomas de envenenamiento en un periodo de tiempo bastante corto (entre 30 y 60 minutos aproximadamente). Durante dicho tiempo, puede causar mucho daño y llegar incluso a comprometer de manera crítica la salud de su victima.

¿La picadura del Alacrán centruroides en tan venenosa?

Lo más alarmante, es que las personas más vulnerables a sufrir este tipo de picadura, son generalmente niños, ancianos o individuos que presentan compromisos inmunológicos. Esta situación es la que ha alarmado a las autoridades y científicos.

Su picadura está considerada como una de las más venenosas del mundo animal.

Tipos de escorpiones Centruroides

Centruroides limpidus limpidus: representan una de las variedades de esta rara especie, cuya morfología es particularmente atractiva de conocer: son de talla mediana, generalmente de 5 a 9 cm, de longitud corporal (con excepciones para los alacranes adultos), presentan una coloración catalogada como amarillenta, y en algunos casos, con un toque rojizo. Tienen un diente subaculear bien desarrollado, dirigido hacia el aguijón.

Los patrones de coloración y granulación del carapacho o caparazón, presentan cuatro líneas longitudinales bastante definidas. Por otra parte, el conteo pectíneo es de 21-24 en machos y de 19- 22 en hembras.

centuroide

Los Centruroides limpidus limpidus, maduran sexualmente en un periodo que no supera los 12 meses. Su temporada reproductiva es, como se ha mencionado, en cualquier época del año, es decir, en todas las temporadas se observa en ellos una activa labor de apareamiento y cortejo, aunque, según algunos estudios, se puede hallar una mayor actividad por parte de los machos, al comenzar la época de lluvia. Se considera que el periodo de gestación promedio en esta especie es de dos meses. El tamaño de la camada es diverso, aunque en promedio es de 26.

Centruroides elegans elegans: esta variedad de los Centruroides posee características similares al limpidus limpidus: tienen una talla mediana de entre 7 a 9 cm de longitud corporal, (al igual que los anteriores, con variables para los adultos). Posee un diente subaculear bien desarrollado, grande y “espiniforme”. Presenta una coloración amarillo claro, en el carapacho se observan cuatro líneas bastante marcadas que corren desde el borde anterior del carapacho, hasta el borde posterior.

El margen superior del tubérculo ocular es granulado.  Las manchas de las placas dorsales presentan una configuración característica: es una mancha grande, negra e intensa en el margen anterior que puede proyectarse hacia abajo. El conteo pectíneo es de 22- 26 en machos y de 20- 25 en hembras.

escorpión centuroide elegans

Los Centruroides elegans elegans, no presentan una modificación morfológica importante que sugiera una adaptación que requiera un particular tipo de habitad, por el contrario, una de las características a su favor, es que poseen plasticidad adaptativa, muchas de ellas corresponden a sitios donde está presente de manera activa, la vida humana. En relación a su capacidad reproductiva, conservan las características vistas de gestación, es decir, tienen de una a varias camadas al año, presentando un período de gestación que varía de dos a cuatro meses.
El crecimiento promedio que se observa entre muda y muda, puede variar, pero lo importante es señalar que son necesarias varias mudas, para llegar al estado adulto.

Como es característico de esta especie, la época en que se multiplican es variable, pero los científicos han observado a más hembras con crías entre mayo a noviembre.
Lo cierto es que su capacidad de reproducción es muy rica, abundante. Podría afirmarse que es un panorama lejano que puedan extinguirse, por el contrario, están cada día más presentes y activos en ciertas zonas (de México sobre todo), y más propensos al acercamiento al hombre.

Hábitat y reproducción

En el alacrán Centruroides tiene un sistema reproductivo complejo. No es necesario esperar una época específica para estudiar su reproducción ya que se aparean durante todo el año, lo que ocasiona una fuerte presencia de ellos en cualquier temporada, desde lo más jóvenes, hasta lo que han alcanzado la adultez, gozan de una importante presencia.

Curiosidades

  • Un dato curioso de estos asombrosos animales, es que las hembras tienen camadas entre 20 a 50 crías por parto y es en ellas que recae la responsabilidad del crecimiento de las poblaciones y de la gravedad de las transmisiones
  • Por su parte, los machos, tienen varios apareamientos durante su vida adulta. Su ciclo de vida es más corto que el de la hembra que es donde incurre la labor de multiplicar su especie potencialmente peligrosa.
  • La peligrosidad aumenta debido a que en condiciones naturales, los alacranes del género Centruroides, se pueden hallar bajo piedras, objetos, árboles, ramas desprendidas, hendiduras del suelo, entre otros (así que cuidado).
  • Estos alacranes se ocultan cuando hay temperaturas muy bajas (4 a 10 °C) o muy altas (40 °C o más).
  • Finalmente, podemos concluir que los escorpiones Centruroides son animales realmente fascinantes, son depredadores naturales que gracias a su habilidad natural, permiten restablecer las poblaciones principalmente de otros artrópodos en los ecosistemas.
  • Adicionalmente, presentan propiedades extraordinarias como la fluorescencia, cuando estos son iluminados con luz ultravioleta; su capacidad potente de reproducción, la capacidad de vivir en condiciones extremas (altas y bajas temperaturas), sus bajas tasas metabólicas y la capacidad para presentar toxinas tan poderosas que puede llegar a perturbar a otra especie mucho más grande o evolucionada, como en el caso del hombre.